RUTINA FACIAL EN DOS MINUTOS ¡SOLO 4 PASOS!

11/11/2022
Compartir:

Truco: Aplica los productos en orden de textura, de más ligera a más densa.

Frecuencia: mañana y noche

  1. Limpiador o agua micelar. El agua micelar se recomienda tanto si estás maquillada como si no. También puedes usar un desmaquillante y después limpiador o agua micelar. Para la piel grasa se suele recomendar agua micelar + limpiador.
    1. Aplica con ayuda de un algodón.
    2. Beneficio: Por la mañana elimina el exceso de sebo que se produce al dormir y por la noche las impurezas y los restos de maquillaje.
  2. En la piel con rosácea se puede usar después del agua micelar un spray con agua termal, secando después con un pañuelo de papel de forma suave. Si tienes la piel deshidratada, también puedes usar un spray restaurador y tonificador.

  3. Tónico.
    1. Aplica con ayuda de un algodón y deja absorber.
    2. Beneficio: El tónico prepara la piel para absorber el resto de productos de manera más eficaz, hidrata y equilibra el ph de la piel.
  4. Serum. Hay sérums para diferentes acciones: reparar, iluminar, hidratar, tratar las arrugas… Este paso no es esencial para las pieles jóvenes.
    1. Aplica 2-3 gotas en tus dedos y extiende con toquecitos por el rostro.
    2. Beneficio: Su alta concentración penetra en las capas más profundas de la piel.
  5. Hidratación. Crema facial y contorno de ojos.
    1. Aplica primero el contorno de ojos (la piel que rodea la zona de los ojos) y después la crema facial. Extiende con los dedos y realiza un suave masaje.
    2. Beneficio: El contorno cuida y reduce las líneas de expresión. La crema facial mantiene la elasticidad e impide que la piel pierda agua y se deshidrate. Para el día se suelen recomendar cremas hidratante, y por la noche, cremas nutritivas.

Tras la rutina facial diurna es recomendable aplicar un protector solar para proteger la piel contra los rayos UVA, UV; evitando así las manchas y el envejecimiento prematuro.

El uso de exfoliantes y mascarillas se recomienda 1-3 veces a la semana, dependiendo de las necesidades de tu piel.

  • Exfoliante
    1. Beneficio: elimina células muertas e impurezas para que nuestro rostro se oxigene.
    2. Aplica después de limpiar tu rostro de manera suave y realizando pequeños círculos hacia arriba. Usa agua fría para retirarlo. Seca con una toalla y ligeros toques. Usa después mascarilla o crema hidratante.
  • Mascarilla
    1. Beneficios: Profundizan en la piel y potencian su nutrición y limpieza.
    2. Aplica después del tónico si es una mascarilla hidratante; si es de limpieza, aplícala antes. Se recomienda su uso en la rutina de noche, pues la piel en las horas de descanso recibe mejor todas las propiedades. Retira con un algodón o toalla húmeda poco a poco y lávate con agua tibia.

2-3 veces por semana puedes aplicarte también ampollas faciales:

  • Beneficios: son tratamientos intensivos para potenciar la luminosidad o la firmeza de tu piel.
  • Aplica después del tónico. Puede sustituir al serum.

En cada rutina tendrás que usar el producto que mejor se adapte a tu tipo de piel y necesidades para que el tratamiento sea efectivo. Si necesitas asesoramiento, ponte en contacto con nosotras y te informamos de forma gratuita cuál es la mejor rutina para ti.

Y recuerda, ¡un estilo de vida saludable ayuda a que nuestra piel luzca bonita!.


También podría interesarte